Un veterinario se mete cada día dentro de una jaula…

Andy tuvo mucho trabajo con el pobre perrito abandonado. El maltrato sufrido había afectado totalmente a su confianza hacia los humanos.

Al principio, el veterinario encontró muchos problemas a la hora de ayudar al can. El animal no dejaba que ninguna persona se acercara a él. Si lo hacían, se encogía en una esquina y empezaba a llorar. Era terrible…

Sin embargo, Andy descubrió una manera de curar al animal y de lograr que este empezara a comer. Cada día, a primera hora de la mañana, se metía dentro de una jaula con el perrito y pasaba un rato con él. Le acercaba la comida, le acariciaba y le hablaba de forma suave y cariñosa. Y lo mejor de todo… ¡desayunaba con él!

El objetivo era que el animal, poco a poco, recobrara su salud tanto física como mental. ¿Quieres saber si lo consiguió?

desayuno dentro de una jaula

Loading...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *