Cómo educar a un perro… para que no pida comida en la mesa.

3. Es duro, pero debes ignorarle

Es esencial que no le des comida, pero también debes ir más allá. Si se pone a tus pies, te rasca, te ladra… Va a ser duro, pero debes ignorarle. No le mires ni trates de hablarle para calmarlo. La mejor forma de conseguir que desista es fingir que no le estás haciendo nada de caso.

En realidad, sucede exactamente lo mismo que con los niños pequeños. Los bebés lloran para reclamar atención, y si no la obtienen se cansan y se ponen a jugar por su cuenta. Así pues, a menudo tanto perritos como bebés tienen la capacidad de solventar sus problemas… Pero antes tratan de lograr que otros lo hagan por ellos y les presten atención.

cómo educar a un perro

Loading...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *